logo el futbol de Salto y otras pasiones

publi-header
publi 1

Torneos Federación Norte 2019


Zona 1


foto1

Si la intención de los dirigentes de Villa Italia era hacer un papel decoroso en este torneo -quizá mejorar lo bueno hecho el año anterior-, pero sobretodo preparar el equipo para el venidero torneo local, poco hay para rescatar.

Indudablemente la incorporación de Daniel Zapata, como Director Técnico y mecenas, no fue la mejor decisión que han tomado los Tanos desde su vuelta. Y no por defecto de uno o de otros, sino por incompatibilidad de procederes. Nadie, medianamente conocedor del fútbol de Salto, hubiese atestiguado este “matrimonio”.

Daniel Zapata, un exfutbolista que cada vez que puede le agradece a la pelota el hecho de tener un oficio y un pasar económico sin demasiados sobresaltos, es un apasionado de este deporte, al cual denomina su único vicio. Temperamental, frontal al extremo, con virtudes y defectos a la hora de elegir jugadores o parar un equipo en el campo. Es bastante lógico que, haciéndose cargo de conseguir los refuerzos y afrontar los gastos que estos ocasionan -entre otras cosas-, pretendiera tener poder de decisión absoluta, o casi, a la hora de elegir titulares y sustitutos.

Si algo ha caracterizado a Villa Italia desde su vuelta a la práctica del fútbol en 2013 es el hecho de ser una “familia”, bastante literalmente. Dando pasos cortos, pero seguros; manteniendo un perfil medianamente bajo, siendo prolijo en su accionar, mejorando el plantel paulatinamente, nutriéndose de jugadores locales, acomodándose a las situaciones sin molestar a los tres grandes -quizás lo que más se les pueda achacar, aunque comprensible por el hecho de no tener cancha propia-.

¿A qué viene esto que parece historia antigua conforme se han sucedido los hechos? A que Villa Italia, más allá de no haber hecho una buena campaña, por lo menos hasta este último partido ha seguido utilizando jugadores con los que no va a contar cuando arranque el torneo local, supuestamente dentro de unos veinte días. El experimentado Christian Kippes -justamente el arquero, un puesto donde los Tanos el año anterior tuvieron que recurrir a jugadores de campo en algunas oportunidades-, Francisco Malich –un defensor rápido y decidido- y el camerunés Aziz Kamga -un extremo que estaría siendo observado por el técnico del Sub-23 de su país- acompañarán a Daniel Zapata en el debut de Deportivo Salto en la Liga. El mismo camino seguirían Ignacio Sacanelles y, posiblemente, Braian Pedreira, quienes estuvieron presentes en los dos primeros encuentros.

Por supuesto que económicamente no le debe haber ido mejor al tricolor debido a la escasa concurrencia de público.

¿En el haber? Las ganas y el amor propio que demuestran la gran mayoría de sus jugadores.

Yendo al partido en sí, Villa Italia, a pesar de contar con varios jugadores experimentados y con buenos antecedentes, no pudo imponerse futbolísticamente ante un equipo joven, que tampoco había podido ganar en cuatro fechas disputadas.

El trámite del encuentro fue bastante tedioso, con pocas situaciones en los arcos. La más clara para los Tanos, en el primer tiempo, fue un cabezazo de Escobar que dio en la base del caño izquierdo tras un centro de Aguirre.

A los veinticinco minutos, después de dos remates que habían cruzado el arco de derecha a izquierda, Nicolás Biscotti peinó el balón adelantándose a todos en un centro frontal de Ciminelli e hizo inútil el esfuerzo de Kippes.

A los treinta y dos minutos, después de que el “Azul” estuviera cerca del segundo, tras un centro de Kamga, Ortiz emuló a Biscotti, pero en su propio arco, en su afán de rechazar el balón y Villa llegó al empate.

A los ocho del segundo tiempo Enzo Ciminelli -el jugador más desequilibrante del partido, por lejos- desde más de veinticinco metros sacó un sorpresivo remate que se metió en el ángulo. Un golazo que no tenía nada que ver con el partido y de esos como para “cerrar la cancha”… Bueno, eso fue lo que pasó con el resultado, a pesar de que en el último tramo, con un hombre de menos, fue a salvar el orgullo, pero en dos oportunidades el arco visitante fue salvado por la aparición providencial de un defensor.


foto1
foto1
foto1
foto1
foto1

River Plate 2 (Tomás Fernández 2) vs. Obras Sanitarias 1 (Alessandro y Negri)


foto1
foto1
foto1

foto1

Argentino 0 vs. River Plate 3 (Ramiro Morra, Alejor Falgari y Juan Llanos)


foto1

Tras la ruidosa salida de Daniel Zapata –acercó jugadores, dirigió en las dos primeras fechas y, según declaraciones propias a medios colegas, fue cesanteado sin mayores explicaciones-, Villa Italia debía demostrar que la “casa estaba en orden”.

Con el interinato de Arturo Delfrade -mientras se espera por la llegada de Fabián Cerícola-, el tricolor realizó un más que aceptable papel ante el supuesto mejor equipo de esta zona.

Ya a los tres minutos el local dispuso de una situación muy propicia, pero Luciano Aguirre demoró la definición y permitió la buena reacción de Leonel Fernández.

Dentro de un trámite parejo, Villa se puso en ventaja a los once minutos cuando, después de un centro aéreo y un rebote, Pecotche fusiló a Fernández. El visitante reclamó la soledad del goleador, pero Llanos parece habilitarlo en la imagen.

Con Alejo Falgari como conductor y Tomás Fernández moviéndose por todo el frente de ataque, River buscó crear huecos en la defensa local, pero fue Herrera el que lo fabricó con un pase de primera a Deantoni. El “Rayo”, sin pensarlo dos veces, remató cruzado e hizo inútil la estirada de Kippes.

El empate no modificó más que el resultado, ya que ninguno de los dos lograba imponerse en el juego pero, en una acción muy similar a la del primer gol, Leyva capturó una pelota a la deriva en el área visitante y levantó la red para poner a Villa otra vez en ventaja a los treinta y tres minutos.

El primer tiempo se iría sin más situaciones de relevancia, salvo por la descalificadora patada de Morra a Chávez, cuando este ya se había desprendido del balón, y que para Mazor solo significó una amonestación.

En el complemento los Tanos comenzaron a sentir el desgaste físico, pero el Millo no lograba perforar la firme defensa tricolor.

A los veintinueve minutos una espectacular tijera de Deantoni terminó con el balón en la red pero, a instancias del segundo asistente, el árbitro invalidó la acción.

Seis minutos más tarde, con una acrobacia idéntica a la anterior, el “Rayo” buscó revancha, pero esta vez fue el brazo de Matías Gómez el que le impidió el segundo grito. Mazor señaló el punto del penal con total acierto, pero le mostró la amarilla al experimentado defensor ex-Sports cuando, sin ningún tipo de atenuantes, correspondía la expulsión. Ramiro Morra se encargó de engañar a Kippes y decretar el empate.

Los cambios introducidos por Delfrade, buscando oxigenar al equipo, le hicieron perder peso ofensivo y el conjunto de Adrián Fernández, aún sin el expulsado Tomás Fernández, se mostró más ambicioso en el final.

Cinco minutos antes de los noventa, en un córner desde la izquierda, Lazzaro cabeceó, anticipándose a todos y de manera poco ortodoxa, metiendo el balón contra el primer palo para sentenciar el partido bastante antes del final.

Solo quedó tiempo para que Deantoni exija a Kippes (86’) y para una acción más propia del rugby que del fútbol (93’).


foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
foto1
foto1

Argentino 1 (Alejo Bonópera) vs. Obras Sanitarias 2 (Juan Morales y Mateo Fernández)


foto1
foto1
foto1

foto1

River Plate 0 vs. Argentino 0


foto1

Obras Sanitarias 1 (Ángel Sánchez) vs. River Plate 5 (Alejandro Deantoni 3, Tomás Fernández y Nahuel Lazzaro)



publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral de-luca-publi publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-hortal publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral cafecito publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral