logo el futbol de Salto y otras pasiones

publi-header
publi 1

Otros Torneos: Torneo Del Interior 2016

foto

El destino quiso que en ciento veinticinco días se vieran las caras en seis oportunidades, por lo que los dos saben del otro más que de cualquiera. Lo único que cambia de un partido a otro son algunos nombres, los rendimientos individuales y los imprevistos.

El Comadreja llegaba a este cruce vital con la única ausencia del lesionado Ibarguen Murillo -ya no estuvo en la Ida- mientras que en el exiguo plantel del Rojo se hacían visibles las ausencias de Federico Ruiz Tozzi -además de ser fundamental en la recuperación, autor del gol en Salto- y de Javier García -el más desequilibrante en la ida hasta que una contractura lo sacó del juego-. Restaba ver que onces mandaban al campo Pérez y Antonetti.

El de Barracas apostó por la experiencia, con Cabrera en lugar del mellizo expulsado y por el otro mellizo -Felipe Ruiz Tozzi- remplazando a García. Si bien por los nombres no cambiaba demasiado, asumía el riesgo de perder el control del mediocampo, ya que Cabrera no es un “5” clásico -lo demostró metiéndose siempre entre Ungaretti y Dimase- y Felipe es un delantero de área neto; por lo que la responsabilidad mayor para equilibrar al equipo quedaba en manos de los juveniles Agustín Chemes e Ignacio López –aunque, viéndolos desempeñarse en la cancha, pareciera que sus documentos fueron fraguados-.

El DT de Sports también se inclinó por la experiencia y un equipo más previsible, con hombres -en la gran mayoría de los casos- que saben de este tipo de batallas y cada uno en su puesto.

Quedaba por ver cuál era la influencia de un campo de juego que había soportado una intensa lluvia y el convencimiento de cada equipo para llevar a cabo su plan.

Cuando comenzó a rodar el balón -y rodaba, a pesar del agua que brotaba del césped en cada pisada- quedó clara la intención de los dos de no dar un paso en falso, disputando cada pelota con los dientes apretados y ambos tratando de dársela a un compañero; entonces, Barracas, más conocedor del libreto y con un par de jugadores a los que el estado del campo no les pesaba -Palacio y Chemes- marcó una leve diferencia en la tenencia, pero sin preocupar demasiado a Charras… Hasta que a los diecisiete minutos Agustín Chemes se animó desde afuera del área y su remate bombeado y con comba -idéntico al de Braian Cyrino en Pilar- se clavó en el ángulo derecho.

Es frecuente escuchar la frase “un gol de otro partido” ante cualquier gol bonito, pero este sí lo fue porque, además de ser una golazo, fue el único remate franco que se vio en el primer tiempo. Sports, empujado por el orgullo, apenas hizo que Bianchi se tuviese que agachar para detener un cabezazo forzado de Ciraco, y eso que Barracas jugó con diez desde los treinta y seis por la expulsión de Simonovich.

Viendo lo difícil que se le había hecho a su equipo generar situaciones, a Antonetti le faltaron reflejos en el entretiempo para sumarle peso ofensivo… Demoró doce minutos para ordenar dos modificaciones pero, cuando estas se realizaron, ya Felipe Ruiz Tozzi lo había anticipado, al técnico, a la defensa y al arquero Comadreja.

El segundo gol cayó como un balde de agua helada aumentando la confusión en un equipo que, como ha venido pasando desde un tiempo largo a esta parte, solo encuentra el camino al gol por arriba; y una vez más quedó demostrado cuando la única aproximación al descuento estuvo en un cabezazo de Basualdo que se fue apenas alto.

Para colmo, faltando quince minutos, Martín Pérez mandó a la cancha al “contracturado” Javier García, que se encargó de tener la pelota lejos de su arco y de insinuar el tercero en cada contragolpe.

Cuando quedaban nada más que veinte segundos de los cinco minutos adicionados por Alejo Cid, y ya jugaban nueve contra nueve, Francione clavó un derechazo contra el caño izquierdo que, en otro contexto, hubiese dado que hablar pero, con el silbatazo final tan cercano, no alcanzó ni para la ilusión.

Sports se despidió del sueño de recuperar su lugar en el Federal B con la tranquilidad de haber hecho el máximo esfuerzo físico, pero con la tristeza de aún no conocer su verdadera identidad.

Y Barracas, ya sin Herrera, Villalonga, Trucco, Leguizamo… Después de haber dejado una imagen tan pobre en la Etapa Clasificatoria… Como en 2014 y en 2015, cuando pocos creían en este equipo, volvió a reír último.


foto

1- Agustín Chemes (7) observa la parábola de su remate. 2- Charras está cayendo de su vuelo, la pelota está por levantar la red y el goleador ya salió a festejar. 3- Mario Simonovich -no sin asombro- se acerca a abrazar al autor del gol que rompió el partido.


foto

57’: Sports no había podido hacer notar la diferencia numérica y Barracas, lejos de meterse atrás, le peleaba de igual a igual. El tiro libre centro de Maximiliano Luján cayó en el borde del área menor y Felipe Ruiz Tozzi (asomándose al fondo de la imagen) tomó impulso para superar a todos en el salto, anticipar a Charras, mandar el balón al fondo del arco vacío y festejar con su estilo desenfrenado.


foto

Francione sacó el remate seco, con bronca, y sorprendió a Bianchi que solo pudo acompañar con la mirada.


foto

EL CID CAPEADOR

foto

Entre tanto arbitraje criticable, ya sea por desconocimiento del reglamento o por falta de carácter para aplicarlo, o por parcial, en el peor de los casos, es reconfortante escribir para elogiar la actuación de un árbitro (en este caso, muy bien secundado por sus asistentes).

Fue un partido difícil de llevar para cualquier árbitro, por la trascendencia que le dieron los dos equipos, por el estado barroso del campo -que muchas veces hace que se confunda esfuerzo con violencia-, por los jugadores que pocas veces colaboran -el que no los conoce puede pensar que como mínimo están fracturados ante semejantes alaridos- y por cómo se fueron sucediendo los hechos.

A los diecinueve minutos ya había mostrado tres tarjetas amarillas, todas irreprochables, y a los treinta y seis le mostró la segunda al experimentado Simonovich por simular una falta dentro del área. Con la decisión tomada de dejar con un hombre menos al equipo local, un mal pensado podía prejuzgar que intentaría equilibrar, o con fallos menores -de esos que parecen imperceptibles, pero terminan inclinando la cancha para uno de los dos lados-, o con la expulsión de algún jugador Comadreja –si hubiese tenido la intención de hacerlo no le hubiesen faltado ocasiones en un partido lleno de fricciones-, sin embargo continuó imperturbable, siempre encima de la jugada y bien ubicado, y ya cerca del final no le tembló el pulso para mostrar tres tarjetas rojas en pocos segundos a jugadores que ya no tenían la intención de jugar.

No es la primera que veo a Alejo Cid afrontar un partido de estas características como si fuera un veterano, a pesar de que recién ronda los 25 años.

La filmación de este arbitraje tendría que servir de modelo para aquellos que recién comienzan en esto y todavía no están contaminados por el ambiente y, por qué no, para mostrárselo al mismo Cid si alguna vez se desvía de este camino.

Felicitaciones Alejo Cid… Realmente, usted supo capear el temporal.

CARLOS ABEL RIGGI


foto

FELIPE RUIZ TOZZI (23 años. Centro delantero de Barracas): “Estuve mucho tiempo lesionado en los últimos meses… El año pasado también me había perdido el Federal C, o sea que no había metido goles, así que era una cuenta pendiente… Mi juego es hacer goles y, si no los meto, es como que no le rendí al equipo. Por suerte hoy se me dio y estoy muy contento.

Era un partido muy complicado porque nos conocemos bastante… Sports es un equipo que se repliega mucho, que tiene jugadores con oficio y, después de la expulsión de Simonovich, la pelota como iba, volvía… Tuvimos que luchar mucho las segundas pelotas; eso desgasta y se hace cada vez más complicado.

Estuvo difícil poder armar una jugada… Si fueron dos o tres es mucho… Pero estos partidos son así, gana el que más mete y aprovecha las situaciones.

El árbitro estuvo bien… Se pueden discutir las expulsiones de los jugadores nuestros pero, en general, lo llevó bien. Quizá a “Nacho” López no lo tendría que haber expulsado… Para nosotros son dos bajas muy importantes. También es cierto que a veces los jugadores no ayudamos.

Somos todos chicos del club y, si bien hay que ir paso a paso, el objetivo que tenemos es llegar al Federal B. No sé si el club está en condiciones de afrontar un torneo como el Federal, por lo pronto nosotros entramos a la cancha a ganar y tratar de ascender… Después los dirigentes verán lo que hacen.

Lamentablemente el plantel se ha reducido mucho: Entre los que dejaron de jugar, los que se fueron por distintos motivos y los jóvenes que se sentían relegados y prefirieron buscar oportunidades en otro club, quedamos la mitad de los que arrancamos con esto. Hoy tenemos que hacernos fuertes y apoyar a los chicos que vienen surgiendo.”


LUCIANO CIRACO (29 años. Centro delantero de Sports): “Siento una amargura muy grande por haber quedado afuera en esta instancia, tan importante para entrar al Federal B.

Sabíamos que iba a ser un partido luchado, duro, donde el que dejaba menos espacios podía ser el ganador.

El campo de juego estaba con mucha agua, se ponía pesado para arrancar y te “comía” las piernas.

Fue un partido parejo… Ellos encontraron el gol con un zapatazo de larga distancia que se metió en el ángulo cuando el partido estaba para cualquiera de los dos.

En el segundo tiempo salimos mejor, más cerca de las marcas y con un hombre más. Tuvimos algunas chances y, en una jugada desafortunada, nos meten el segundo. De ahí en adelante fuimos para adelante por todos lados hasta que encontramos el descuento, pero ya era demasiado tarde.

Estoy muy orgulloso del plantel que viajó a Colón, como de los que les tocó quedar afuera, del cuerpo técnico y de los dirigentes, que siempre apoyan.

La intención era ascender, siempre pensando en crecer y ganar todo lo que se juegue. Hay un plantel grande, con bastantes chicos, pero que juegan bien y tienen personalidad… Ahora a dedicarse al ciento por ciento por ciento al torneo local y tratar de terminar el año con un título.”


foto
foto

Federal C 2016 – 8vos de Final – Ida

foto

Domingo de Pascuas: Resurrección, huevos y roscas.


La resurrección ya quedó expresada en la foto principal, y la metáfora no debe sonar exagerada: Sergio Alessandro se habrá querido morir cuando Federico Ruiz Tozzi le tapó el rechazo, se fue con el balón a enfrentar a Charras y definió acertadamente ante la salida del corpulento arquero. La desventaja, en la propia cancha, ya en el segundo tiempo -aunque recién comenzaba- y ante un rival tan conocido como difícil, hizo que el “Esteban Chiari” enmudeciera… Seis minutos después, el propio Sergio Alessandro, apenas dentro del área mayor, cabeceó magistralmente el centro de Bartolino y colocó la pelota en el ángulo más lejano de Bianchi, para que su cara y la de todos los simpatizantes Comadrejas se llenen de vida.

Huevos no faltaron, si de poner la pierna a riesgo de lesionar o lesionarse se trata, ya que, a falta de buen juego, ninguno de los dos equipos escatimó nada… Y en el sentido literal -aunque groseramente- tampoco, y si no pregúntenle al pobre de Mauro Ungaretti, que recibió un pelotazo que nos dolió a todos.

Roscas: Desgraciadamente, algunos confundieron el juego fuerte y leal con la agresión, permitida por Darío López que, cual Pilatos, se lavó las manos.

Yendo al partido en sí, desde el vamos el Rojo de Colón se pareció mucho al equipo atildado y prolijo que se quedó con el último “4 Ligas”: Pelota asegurada desde el arco, movilidad en el juvenil mediocampo -Ruiz Tozzi (22), López (19) y Chemes (18)- y aceleración en Luján y García, sobre todo este último, quien más peligro llevó al arco Comadreja en el primer tiempo.

Ya a los siete minutos, Javier García llegó al fondo de la cancha, cruzó el balón rasante por delante de Charras y Simonovich se encontró con el arco a disposición pero, inexplicablemente, el experimentado goleador falló. Dos minutos después fue el propio García quien definió sin convicción y permitió la tapada del arquero.

Barracas intentaba jugar y Sports corría, y de tanto correr fue alejando al visitante de su arco y acercándose a Bianchi, aunque sea con los ya conocidos pelotazos a la cabeza de Ciraco. Así, de una pelota peleada por el goleador Rojinegro, a los veinticinco Francione pudo rematar de frente al arco y el balón rozó el travesaño. Apareció una vez más García y su remate débil, desde buena posición, terminó afuera. Enseguida Sergio Alessandro cabeceó apenas alto y Luján contestó con un remate fuerte, pero con poco ángulo y, sesenta segundos antes del final, Francione por dos veces no pudo vencer a Bianchi en la situación más propicia para el local.

En el segundo tiempo no había pasado nada para rescatar hasta que llegó el gol del mellizo Federico; entonces Sports, herido en lo más profundo, intentó arrinconar a Barracas, hasta que llegó el empate, donde el mayor de los Alessandro -de los tres que juegan en Sports- cabeceó llamativamente solo.

El empate, la intensidad con que se había jugado esa primera hora, las facilidades que los dos encontraban para llegar al arco rival -mucho más de lo que por juego habían merecido- hizo que ambos tomaran más precauciones, sobre todo el visitante, que veía con mejores ojos el empate.

El conjunto de Antonetti mostraba ráfagas de inconformismo y el de Pérez -fastidiado por algunos fallos, a veces con razón- se olvidó de jugar, dándole a Darío López un protagonismo que el árbitro no pudo sobrellevar: A los veinticuatro minutos Franco Alessandro encabezó, con su innata velocidad, un contragolpe de cierto peligro y Ungaretti lo bajó sin miramientos y sin otro objetivo. La falta no merecía otra sanción que la expulsión, pero el árbitro solo lo amonestó. A los treinta y dos Federico Ruiz Tozzi fue a disputar un balón con Bonomi y levantó peligrosamente la pierna, sin embargo López decidió esperar a la próxima falta para mostrarle la segunda tarjeta amarilla. A los cuarenta y dos Simaldone, que a esta altura era el más rebelde de la cancha con sus piques y sus frenos, le tiró un sombrero a Cabrera y el recién ingresado, desentendiéndose totalmente de la pelota, lo golpeó con los dos brazos en el pecho. Expulsar a un segundo jugador del mismo equipo le habrá parecido mucho a López y lo dejó seguir en la cancha…

¿El juego? Solo un cabezazo bombeado de Ciraco que Bianchi envió al córner en gran esfuerzo para dejar la historia igualada y, por presente y por antecedentes, con un final totalmente incierto.


foto

50’: Sergio Alessandro se demoró en la salida y permitió la presión de Federico Ruiz Tozzi; el balón rebotó en los pies de este y la fortuna lo dejó cara a cara con Charras. El doble mérito fue para el “5”, que definió como lo hubiese hecho su hermano mellizo.


foto

56’: Una falta por la que Barracas reclamó. Germán Bartolino envió el centro y Sergio Alessandro cabeceó midiendo la dirección para desahogarse con dedicatoria incluida.


foto foto foto foto foto

Federal C 2016 – 16avos de Final – Vuelta

foto

Venció al destino (I)


El Comadreja esbozó una mejoría con respecto a las últimas actuaciones –sobre todo teniendo en cuenta el partido de ida ante el mismo rival-.

Antonetti puso toda la carne en el asador (casi un 3-3-1-3) y el equipo tuvo la tan reclamada actitud; sin embargo, se necesitó de un zapatazo inolvidable de Matías Gómez para conseguir la mínima diferencia que obligara al desempate por tiros penales.

El golazo de Gómez llegó cuando al primer tiempo le quedaban cuatro minutos y, hasta ahí, la situación más propicia la había tenido el visitante, cuando Batallini -de muy buena actuación hasta que el arrastre de una lesión se lo permitió- estrelló el balón en el caño derecho después de haber quedado cara a cara con Charras.

En la segunda etapa se mantuvo la intensidad y continuaron repartiéndose el dominio: Malvinas siempre respetando al balón y Sports intentándolo. A los diez minutos Murillo hizo su única aparición en la noche, desbordó a su marcador y mandó el centro pasado a la cabeza de Francione, que metió un cabezazo perfecto de pique al suelo, pero entre Pérez Correa y el poste evitaron el segundo. El Comadreja se entusiasmó y un rato después, tras varios rebotes y algún grito de gol a destiempo, el uno visitante emergió del tumulto con la pelota en las manos.

Llegó el momento de Malvinas que, lejos de resignarse, fue decidido a buscar el empate y el pasaje a una nueva ronda, pero no tuvo éxito, y en un minuto vio cómo su arco se salvó por dos veces: A los treinta y siete fue el recién ingresado Moyano, que luego de anticipar a Pérez Correa, se quedó sin ángulo y con mucho esfuerzo alcanzó a rematar sin dirección, después, Matías Gómez estuvo a punto de convertirse en el héroe exclusivo de la noche, pero su potente remate cruzado fue devuelto por el travesaño.

Con uno menos por la expulsión de Joel Chávez y acusando el desgaste hecho, a Sports no le quedó otra que intentar mantener la diferencia, y a Malvinas, pese a la búsqueda irrenunciable del empate, no le quedaban ideas.

Por algo Ruitiña se empecinaba en evitar los penales, donde a sus dirigidos les pesó la inexperiencia y el destino le hizo un guiño al Comadreja.


foto

Venció al destino (II)


Si hay familias que no necesitan de la genética para confirmar paternidades, una de esas son los Charras: Arqueros por vocación, mayormente frustrados, por distintos motivos.

Salvo el tío Mario -incansable trajinante de la franja derecha-, desde el abuelo Juan, que un día se hartó de estar parado bajo los tres palos y salió a correr rivales, pasando por el tío Jorge, que conoció la gloria efímera en una tarde de primavera de 1987, después de vivir a la sombra de los titulares de turno durante una década, por el padre Carlos, que tuvo su debut y despedida en una misma tarde, por el hermano Tobías, que decidió colgar los guantes ante la posibilidad de trascender…

Hasta hace unos días, muy pocos apostaban a que Emanuel pudiese torcer el destino: Tras su paso por las inferiores de Gimnasia y Esgrima La Plata y de Deportivo Merlo, con 18 años volvió a Defensores de Salto, el club donde se inició, pero en dos años apenas si se sentó en el banco de suplentes, por lo que decidió emigrar a Guerrico, donde se ganó la titularidad, hasta que lo llamó Sports a mediados de 2014.

Otra vez a la sombra, ahora de un Plana dueño absoluto del arco Comadreja. Sin embargo, el debut llegó en el partido menos pensado: Contra Camioneros por la Copa Argentina y, aunque mantuvo su arco en cero, no alcanzaba para disputar el “1”.

En 2015, la doble competencia del Rojinegro, le dio la posibilidad de sumar partidos en el “4 Ligas” donde, más que por sus atajadas, su nombre se escuchó tras ejecutar con éxito dos tiros penales.

Cuando en diciembre pasado Hernán Plana decidió poner fin a su carrera y Sports ya se preparaba para afrontar el Federal C, mentiría si no dijera que yo era uno más de los que pensábamos que la lista de refuerzos la encabezaría un arquero de jerarquía… pero nos equivocamos: Antonetti, o los dirigentes, decidieron confiar en él.

Más allá de una fatalidad -aquella pelota que se le escurrió de las manos ante Rivadavia en el Esteban Chiari-, hasta aquí sus actuaciones no habían bajado de correctas, y daba la sensación de que partido a partido su confianza iba creciendo.

Si en la primera parte no se lo mencionó y se obviaron algunas llegadas del buen conjunto de Deportivo Malvinas, no fue un descuido: A los cuatro minutos del segundo tiempo, a Serafini le quedó picando el balón en la línea del área chica, sin marcas, y cuando giró para sacar el remate el empate se hacía inminente, pero a centímetros del “3” estaba Charras, para poner las manos, el cuerpo y la cara y evitar lo inevitable; a los diecinueve, tras la mejor jugada elaborada, Chamorro Casafus remató rasante ante la salida de Charras, y Emanuel no tuvo inconvenientes, pese a su gran físico, en ir al piso y quedarse con el balón.

Si Sports llegó a los penales fue mérito del golazo de Gómez y, sobre todo, por la actuación de Charras, que a esta altura ya no debe contar con detractores. Pero ¿quién recordaría esas atajadas si el final hubiese sido otro?

En el inicio de la tanda de penales, otra vez el incansable Serafini y Charras enfrentados, y otra vez el arquero imponiéndose, estirándose cuan largo es para sacar la pelota contra el caño derecho. Cuando le llegó el turno a Monzón, por evitar los brazos del “1”, su remate se fue por encima del travesaño. Adivinó la intención de Braian Cyrino, pero la ejecución de este fue a ras del césped –un césped digno de elogiar- y demasiado esquinado. Como en la segunda gran atajada del partido, llegó el turno de Chamorro, y Charras volvió a ganar tirándose contra el poste izquierdo.

Emanuel, el hijo de Carlos, el hermano de Tobías, el sobrino de Jorge, el nieto de Juan, lo había logrado: Le había ganado al destino. Desde la noche del 18 de marzo de 2016, cuando se hable de Charras, el arquero, ya no habrá dudas sobre a quién se refieren.


foto

1- Charras detiene el remate de Serafini. 2- Pérez Correa adivina la intención de Ciraco, pero el balón le pasa por debajo del cuerpo. 3- Monzón le entró muy abajo y la pelota terminó en el tejido de alambre. 4- Alessandro fuerte y algo a la izquierda. 5- Cyrino, a pesar del esfuerzo de Charras. 6- Pomba engañó a Pérez Correa.


foto foto foto foto foto

Federal C 2016 – 16avos de Final – Ida

foto

En los papeles, la tenía fácil el Comadreja: El Club Social Cultural y Deportivo Malvinas, de la ignota localidad de Adolfo Sourdeaux, aún no ha cumplido su primer lustro de existencia ni ha conseguido títulos en su Liga (la de Escobar), que comparte con el ya conocido Atlético Pilar.

SYa en el césped del “Carlos Barraza”, muchos rostros jóvenes con el indisimulable gesto de estar viviendo una aventura, y una indumentaria por demás contradictoria: Un escudo con las islas Malvinas en celeste y blanco sobre una camiseta roja con vivos azules y blancos ¿? (la remera habitual es blanca y negra, similar a la que viene usando el equipo de Salto).

Pero todos los prejuicios se derrumbaron apenas comenzó a rodar la pelota: Este Sports, al que tanto le viene costando encontrar un funcionamiento definido, se transformó en espectador privilegiado del once de Alejandro Ruitiña. Con un marcado respeto en el trato del balón, triangulaciones precisas, jugadores atrevidos y rápidos, cambios de frente exactos para las subidas constantes de los laterales (sobre todo del zurdo Serafini), el local tuvo la iniciativa en la mayor parte del primer tiempo pero… algún déficit tenía que tener, y ese fue la falta de contundencia en los últimos metros.

Cuando Ciraco tuvo la primera y no falló (pelotazo largo, toque de Murillo y aparición letal del goleador), dio la sensación de que solo con la experiencia le iba a bastar al conjunto de Antonetti para traerse a Salto más de media clasificación. Difícilmente este joven equipo pudiera mantener el ritmo y la autoestima en alto en el segundo tiempo…

Sin embargo, en los segundos cuarenta y cinco, Malvinas sacó a relucir el arma ideal para perforar al trío central defensivo del Comadreja (Charras-Pomba-Alessandro): el remate de media distancia. A los cinco minutos Batallini reventó el travesaño y cuatro más tarde Braian Cyrino -de exquisita pegada- calzó el balón con la parte externa del empeine para que este realice la parábola exacta y se clave en el ángulo superior derecho. Empate más que merecido que casi se transforma en triunfo un rato después, pero esta vez Batallini se apresuró y remató desviado.

El ingreso de Simaldone insinuó la levantada de Sports, pero esta solo estuvo a punto de cristalizarse por la única vía que parece tener el Comadreja en esta etapa: Pelotazo alto, peinada de Murillo, Ciraco controla en el área y su zurdazo que se estrella en el caño izquierdo del ya vencido Pérez Correa.

En el último cuarto de hora el local volvió a mandar en todo el terreno como si el partido recién comenzara, y a cuatro minutos de los noventa recurrió al último misil: Carlos Taboada, después de una serie de rebotes, empalmó el balón que iba derecho a Charras pero, después de desviarse en la cabeza de Bartolino, terminó a las espaldas del arquero.

Aquellos rostros sorprendidos del comienzo habían mudado de lado: El Deportivo Malvinas Argentina había resultado mucho más de lo esperado, y Sports… mucho más de lo mismo.


foto foto foto foto foto foto foto foto foto

Federal C 2016 – Zona 14 – Sexta Fecha

foto foto foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto

Federal C 2016 – Zona 14 – Quinta Fecha

foto

¿Por qué esa cara, Adrián? El gesto de Antonetti, un rato antes del partido, no sé condecía con la mejoría evidenciada por su equipo en la última fecha… El tiempo le daría razón a esa preocupación.

No había pasado ni un minuto de juego y B.A.P. ya estaba en ventaja: Luego de indecisiones y pelotas regaladas, Ghío se escapó por la derecha, levantó la vista y lo encontró solo a Domench dentro del área; el 9 tuvo tiempo de elegir el lugar y asegurar el remate para decretar el uno a cero.


foto

Lejos de serenarse, el Rojinegro buscó con pelotazos largos y divididos, la mayoría a la cabeza de Alemis y, cuando intentó jugar, chocó contra Brignardello y compañía.

Las desprolijidades, las imprecisiones y varios tropezones en los que jugadores de los dos equipos perdían la pelota -curioso en un campo de juego en aparente buen estado-, se confabularon para hacer el partido cada vez más tedioso. Recién a los 27’, tras una buena combinación con Domench, Ghío tuvo la oportunidad de aumentar, pero en lugar de rematar eligió la gambeta y terminó perdiendo. Seis minutos más tarde, una volea de Francione fue interrumpida por un defensor en la primera aproximación con riesgo del Comadreja, y a los 41’, cuando nadie lo esperaba, Giordano lo tomó a Franco Alessandro –a criterio de Waldemar Roma- que esperaba el centro de Chávez y Ciraco no dudó desde los doce pasos.

Si el final del primer tiempo los encontró empatados solo fue por la inexperiencia del jugador de B.A.P. y por la severidad del árbitro.


foto

El comienzo de la segunda parte mostró a Sports con otra actitud y a los dos minutos, en la primera asociación de la tarde, Simaldone se diluyó en las cercanías del área después de combinar con Ciraco.

Cuatro minutos más tarde, Joel Chávez se aprestó a ejecutar un tiro libre lejos del área y, cuando todos esperaban el centro alto, metió el balón en el primer palo, Sergio Alessandro adivinó la intención y apareció en soledad para fusilar a Oruza ante el reclamo generalizado.


foto foto

Con el resultado a favor y enseguida en superioridad numérica -Rosales se fue expulsado por un evidente e infantil codazo a Chávez-parecía que ahora sí Antonetti iba a pasar una tarde tranquila. Sin embargo, tres minutos más tarde, Ghío estuvo a punto de marcar el empate tras una pelota ganada por Domench.


foto

El técnico Comadreja intentó evitar el sufrimiento con el ingreso de Bonomi, para fortalecer el medio de la cancha, y de Ibarguen Murillo, para liquidarlo de contragolpe, pero Bonomi confundió su rol de recuperador con el de extremo y terminó expulsado, y Murillo desaprovechó todas las que tuvo, quedando en posición adelantada o falto de precisión –y cuando la hizo bien, Roma no vio un empujón con el que lo derribaron adentro del área-. Tampoco acertó Ciraco tras una perfecta habilitación de Chávez. Solo Zárate, teniendo el balón, le dio algo de respiro al técnico y al equipo. Si bien Charras no pasó sobresaltos en el resto del partido, la diferencia en el resultado siguió siendo exigua y el pitazo final fue un alivio.

Como era de suponer -antes de que esto comience-, Sports pasó a la próxima instancia –más rápido de lo que se preveía por lo visto en la cancha-, y se puede decir que se cumplió el primer objetivo, pero una vez más quedó en deuda en cuanto al juego, esta vez ante un conjunto modesto y con varias ausencias.


foto foto foto foto foto
foto
foto foto
foto foto foto

Federal C 2016 – Zona 14 – Cuarta Fecha

foto

Dos minutos bastaron para ver cuál era el efecto que habían causado las dos últimas presentaciones del Rojinegro en su casa: Un equipo con roles definidos, sin improvisaciones, y con la motivación extra de enfrentar a un rival encumbrado, salió decidido a marcar territorio y en esos ciento veinte segundos ya había hecho méritos suficientes para estar en ventaja, sobre todo por el mano a mano que desperdició Francione ante Bianchi.

Si bien Parrillo, Chávez y Simaldone prevalecían en el medio de la cancha, a medida que transcurría el tiempo el arco visitante comenzaba a desdibujarse para el Comadreja, que recién a la media hora volvió a preocupar a Bianchi con un remate de Franco Alessandro, que iba derecho a la red, pero se desvió después de dar un pique. Mientras tanto, el otra vez desconocido campeón del 4 Ligas, casi sin proponérselo, estuvo muy cerca de abrir el marcador en dos oportunidades: Un tiro libre de Emmanuel Blanco, que se desvió en la barrera y cayó en el techo del arco con Charras descolocado, y una media vuelta de Simonovich a la que Charras respondió exigiéndose, pero sin evitar el rebote que López no pudo aprovechar.

Cuando el primer tiempo se extinguía anodinamente, otros dos minutos decidirían el trámite del partido: A los 43’ Francione se encontró con el balón y todo el arco a disposición, después de una pelota que cayó llovida en el área, y en el último instante Palacio volteó a Franco Alessandro, después de que este se había librado del balón, ganándose la expulsión.

Abajo en el resultado y con un hombre de menos, al Rojo de Colón no le quedó otra que arriesgar con una línea de tres defensores, y a los 13’ del segundo tiempo Parrillo cruzó un balón que encontró tan solo a Ciraco que dio lugar a reclamos, pero el goleador no titubeó y estiró la diferencia.

Daba la sensación de que lo mejor del Comadreja estaba por verse, sobre todo cuando, recién ingresado, Murillo habilitó a Ciraco y este definió apenas desviado. Los espacios para el contragolpe se multiplicaron, pero a los dos delanteros nombrados les faltó generosidad y, después del descuento de García -tras una buena pared en el área a 5’ del final-, Sports pasó de una posible goleada a suplicar por el último pitazo de Viglietti.

El triunfo final no admite mayor discusión, más allá de que en la mayor parte del encuentro no sobró nada, y el futuro parece haberse despejado. Aunque la suerte se decida en dos viajes a Junín, el equipo va tomando forma y van apareciendo nombres para atreverse a soñar… Por ahora, la casa Rojinegra está en orden.


foto foto foto foto foto foto foto foto foto

foto
foto foto
foto foto
foto

Federal C 2016 – Zona 14 – Tercera Fecha

foto

Si ante B.A.P. el Comadreja bajó algunos peldaños con respecto al primer partido ante Barracas, ante Rivadavia acentuó su caída, por más que esta vez haya sumado un punto.

Estos noventa minutos fueron casi una copia de los visto cinco días atrás, con un conjunto juninense dominador de la situación desde el arranque y Sports equilibrando el trámite en el último cuarto del primer tiempo.

Una vez más la cabeza de Luciano Ciraco fue el argumento casi exclusivo del conjunto de Antonetti: A los 18’ le bajó la pelota a Francione, que remató desviado desde una posición muy propicia, y dos minutos más tarde, el propio Ciraco ganó de arriba y su cabezazo se fue cerca del caño derecho. En el medio, Pomba lo bajó a Bonifacio dentro del área, pero Darío López omitió la falta.

Cuando le quedaban cinco minutos al primer tiempo, Emmanuel Martínez sacó un zurdazo combado que se fue cerca del ángulo derecho de Charras, en la última acción de riesgo.

Daba la sensación de que el Rojinegro se iba a despertar en el segundo tiempo, pero a los diez minutos, tras una buena habilitación de Alexis Martínez a espaldas de la defensa, Guido Bonifacio definió con un preciso toque ante la salida de Charras… Pero el lamento llegó sesenta segundos después, cuando un tremendo remate de Parrillo fue devuelto por el travesaño. A partir de ahí Sports se mostró más confundido, Rivadavia comenzó a aprovechar los espacios y a punto estuvo de liquidarlo con los hermanos Martínez: Primero Emmanuel cayó en el área producto de una falta (López juzgó simulación) y al rato Alexis remató alto de derecha con el arquero sin chances de intervenir.

Obnubilado y con arrestos de amor propio, Sports siguió buscando por arriba, hasta que a los 38’ Moyano anticipó la salida de Villa y Ciraco -en posición dudosa- solo tuvo que empujar el balón. Si los ánimos estaban caldeados en el conjunto albiceleste por las decisiones de López y su primer asistente Colombo, esta jugada fue la gota que rebasó el vaso: Todo Rivadavia se fue encima de Colombo y López mostró la primera (y escasa) tarjeta roja. Con el partido desmadrado continuaron las expulsiones y se extinguieron las pocas ideas que quedaban.

Rivadavia se fue del Esteban Chiari con el sabor agridulce de un triunfo que pudo haber sido y un desempeño más que aceptable; Sports, con el amargor de otra producción para el olvido y un solo punto conseguido de seis posibles, en su cancha y ante dos equipos inferiores en presupuesto y en antecedentes.

Quizás Barracas, en el próximo partido, vuelva a marcar el resurgimiento del Comadreja…


foto foto foto

ADRIÁN ANTONETTI (DT de Sports Salto): “Por supuesto que esto no es lo que pretendo de mi equipo… Realmente fue muy malo lo del partido anterior y fue muy malo lo de hoy. Creo que hay que hacer un replanteo, porque los jugadores no han entendido el momento que está pasando Sports.

Uno trata de hacer lo mejor, de estar tranquilo, de marcar los errores, pero… habrá que encarar la semana de otra forma. No lo digo por los jugadores que estaban en el club solamente, lo digo por todos… estamos todos en el mismo barco. Al club hay que sacarlo de esta situación, primero de todo, poniéndole esfuerzo, corriendo; después, se puede jugar bien y se puede jugar mal.

Nadie es superior a nosotros, pero hemos hecho todo mal. Del partido con Barracas a este hubo un gran cambio: Da la sensación de que no hay ganas: Llegamos tarde a presionar, no cuidamos la pelota, tenemos situaciones (que no son las deseadas, ya que siempre son por pelotazos) y nos las convertimos, casi no pisamos el área y, cuando nos llegan, nos hacen el gol… Hay que corregir cosas que parecen de fútbol infantil. Cuando no se ponen ganas, pasan estas cosas.

Es cierto que hay puestos, como los marcadores de punta, en los que estoy esperando que algunos jugadores se pongan bien físicamente pero, hoy, tengo que disponer de los que están en condiciones de jugar… También trajimos a Murillo y no ha podido jugar por no tener el documento… entonces se complica.

¿El Francione de la primera fecha y el de las otras dos? Lo puedo atribuir a un bajón futbolístico, como hoy, que tuvo tres o cuatro manos a mano y los erró pero, dentro de todo hace lo que uno le pide, lo que pasa es que, si en el medio no tenemos presión y no tenemos juego, a los delanteros se les complica. Los dos delanteros hacen el esfuerzo, pero la pelota no les llega clara.

Hay que cambiar rápido y para eso tengo que tener a disposición a los jugadores que necesito en este momento.

El próximo partido es fundamental. Sabemos cómo juega Barracas y a qué va a venir, es cuestión de que se ponga la misma voluntad que se puso en el primer partido.

¿Tristeza, bronca, arrepentimiento? Me da bronca que, dos equipos que no son superiores a nosotros, uno nos gane y el otro casi nos gane. Si nos superan porque son mejores que nosotros a la hora de jugar, vaya y pase, pero, que dos equipos que son inferiores nos saquen puntos porque no hacemos lo que tenemos que hacer, me pone muy mal. Mínimamente, hay que correr, presionar y tratar de jugar. Hoy tenemos un problema de actitud. El equipo cambió, de la primera fecha a las dos últimas, un ciento por ciento. Da bronca porque, jugando tan mal como lo estamos haciendo, igual hemos creado situaciones. Yo sé quiénes van a jugar atrás y adelante, lo que todavía no sé es cómo va a formar el mediocampo; hoy, el problema lo tengo ahí.”

N. de la R.: En el próximo partido, Antonetti ya podría contar con Diego Bonomi, Franco Alessandro, Germán Bartolino y Richard Ibarguen Murillo.


foto foto foto
foto
foto
foto foto
foto
foto

Federal C 2016 – Zona 14 – Segunda Fecha

foto

Después del prometedor debut ante Barracas, los Comadrejas se dieron cita en el Esteban Chiari con una expectación justificada pero, BAP desnudó las carencias lógicas de un equipo en formación y aprovechó los yerros y las desatenciones que no se habían visto una semana atrás.

Desde el primer minuto el tricolor de Junín se mostró más decidido e hizo que el partido se juegue mayormente en campo local, aunque sin crear situaciones claras. Recién a los veinte minutos estuvo cerca de abrir el marcador ante un remate rasante y cruzado de Giordano que Domench no llegó a corregir. Cinco minutos más tarde Ciraco la bajó de cabeza y Simaldone, desde el borde del área, exigió a Oruza.

Si bien BAP seguía siendo superior en la tenencia y el trato del balón, necesitó de la fortuna para ponerse en ventaja: A los 29’, un tiro de esquina cerrado, ejecutado por Lobatto, fue descolgado por Charras, la pelota se le escapó de las manos al arquero, le dio en el pie y traspuso la línea del arco. Premio a las buenas intenciones del visitante, castigo a la falta de ideas del local, que cuatro minutos más tarde, tras otra peinada Ciraco, tuvo el empate en los pies de Viera y otra vez ganaron los reflejos de Oruza.

A los 36’ Domench aprovechó (como en todo el primer tiempo) el espacio vacío entre Sergio Alessandro, Pomba y Parrillo, encabezó el contragolpe y eligió rematar desde afuera del área provocando la volada de Charras, cuando un compañero suyo podía quedar cara a cara con el arquero.

Para el segundo tiempo Antonetti sacudió a su equipo con dos cambios de nombre y uno de posición que le daría buenos resultados: Simaldone dejó de intentar suplir a Joel Chávez como enlace y empezó a hacer valer sus arranques repentinos, cargando de amarillas al rival.

A los 6’ Ciraco cabeceo llovido, la pelota dio en el travesaño y en el rebote Lobatto, debajo del arco, impidió que la pelota ingrese (¿con el brazo?). A BAP le empezaba a quedar cada vez más lejos el arco de Charras, sin embargo, Martingorena ganó de arriba dos veces en treinta segundos en el área Rojinegra: en la primera Charras reaccionó mandando al córner, pero en la segunda el arquero fue un espectador más ante el cabezazo que se metió junto al caño a los 12’.

Como la tarde, el panorama se hacía cada vez más oscuro, pero Lobatto se ganó inocentemente la segunda amarilla (trabó a un rival en el momento que este quiso ejecutar un tiro libre) y revivió al Comadreja, que llegó al descuento en la única vez que no intentó por arriba o desde media distancia: Francione (quizás el de rendimiento más dispar comparado con el partido anterior) hizo valer su habilidad en el área y habilitó al ingresado Moyano. Al partido le quedaban nueve minutos más los seis y algo que adicionó Bruno, pero a Sports solo le quedaban lamentos y reclamos, como en el último intento, cuando se reclamó por un penal cuando Oruza chocó con Francione ¿o Francione chocó con Oruza?

Lejos de jugar bien, en el segundo tiempo Sports lo podría haber empatado con una dosis de buena suerte (a veces juega su papel, como en el remate desde afuera del área que Oruza, ya en el piso, pudo controlar después de que el balón se desvíe en un compañero), pero solo hubiese disimulado algunas decisiones del técnico difíciles de entender, como las ubicación de Daniel Alessandro (marcador central, derecho, de más de un metro ochenta centímetros, como lateral izquierdo).


foto foto foto foto
foto
foto
foto
foto foto
foto
foto

Federal C 2016 – Zona 14 – Primera Fecha

foto

En la previa, ni el más optimista hincha Comadreja debe haber imaginado un trámite y un resultado como el que arrojaron los primeros noventa minutos del Federal C 2016: Por un lado, y en su casa, el bicampeón de la UDR, con el oficio y el ensamblaje que le han dado años de mantener un proyecto; por el otro, once jugadores (muchas caras nuevas y otras poco vistas en los últimos tiempos) y un técnico nuevo, intentando desandar un camino más exitoso que el del último año, que para el Rojinegro finalizó justamente ante su rival de turno.

Sin embargo, desde el arranque del partido, Barracas se mostró confundido, haciendo brillar por su ausencia a Gonzalo Villalonga (vio el partido desde afuera, mientras analiza su retiro de las canchas) y, en menor medida, a su arquero Pablo Herrera (estuvo en el banco de suplentes por problemas contractuales), no por el desempeño de su remplazante con las manos, sino porque al debutante Bianchi le faltó, por lógica, la confianza de Herrera para jugar con los pies y ser siempre salida limpia. Mientras tanto, y contrariando cualquier preconcepto, Sports se mostraba ordenado, sólido y decidido, como si las camisetas estuvieran cambiadas.

A los 10’ llegó la primera gran situación para el Comadreja: Joel Chávez ejecutó un tiro libre casi perfecto y Agustín Bianchi voló espectacularmente (Foto 1), dejando atragantados a los hinchas Comadrejas. Enseguida, con los mismos protagonistas, el arquero evitó el gol olímpico, y a los 16’, tras un centro del mismo Chávez, Sergio Alessandro se anticipó a todos y clavó el cabezazo en el ángulo izquierdo (Foto 2), poniéndole justicia al desarrollo del partido.

El local sintió el golpe, pero lo único que logró fue sumar confusión e impotencia, que quedó sobrexpuesta cuando a los 37’ Dimase le aplicó un golpe en la cara a Ciraco mientras disputaban la pelota. Tras las protestas injustificadas, dos minutos más tarde, el propio Ciraco engañó a Bianchi (Foto 3) y estiró la ventaja.

Para la segunda mitad Martín Pérez remplazó al apagado Luján por Javier García y, entre la mayor movilidad de este y el efecto del tirón de orejas generalizado, Barracas se instaló en las cercanías de Charras y, a los 7’30” Simonovich empujó a la red la habilitación de Trucco. Todo hacía prever que había renacido el campeón regional pero, un minuto y medio después, Ciraco terminó lo que no pudo Francione y acalló a la renacida hinchada local (Foto 4).

Para mal de males, a los 12’ Leguizamo vio una polémica segunda amarilla y el panorama, como el cielo, se oscureció aún más para Barracas que, perdido por perdido, extremó esfuerzos y fue inclinando la cancha, pero dejando espacios para el ingresado Lucas Simaldone, que no gritó el cuarto por una muy buena intervención de Bianchi.

Al partido le quedaba casi un cuarto de hora cuando Trucco, después de una linda pared en el área, se demoró y permitió la tapada de Charras, y un rato después el propio Charras volvió a evitar el descuento ante un cabezazo de pique al piso de Felipe Ruiz Tozzi.

El último pitazo de Roma, tras siete minutos de adición, encontró a los dos equipos exhaustos, casi sin fuerzas para el festejo ni para la protesta, y con una realidad muy distinta a la de dos horas antes.


foto foto foto

El desempeño de muchos jugadores de Sports era una incógnita antes del partido, pero la mayoría aprobó el primer examen: Emanuel Charras (Foto 5) dueño del arco ante el retiro de Plana, tuvo una más que correcta actuación, Luciano Basualdo (como marcador lateral derecho) no tuvo problemas en su sector, la dupla central de los hermanos Alessandro (con el retorno al club de Sergio) promete consolidarse, buen desempeño de los debutantes Pablo Zárate y, mejor aún, de Bruno Francione (Foto 6), de lo mejor de la cancha, buena participación de Lucas Simaldone, aprovechando los espacios, buenos momentos de Joel Chávez y gran trabajo de Mariano Parrillo como mediocampista central, que en la Foto 7 disputa el balón con la otra cara nueva de Barracas: el excomadreja Emmanuel Blanco, que no pudo hacer pesar su habilidad.


foto foto foto
foto
foto
foto
foto
foto

publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral publi-lateral